VENTOSAS Y DEPORTE

La terapia con ventosas (“cupping”) es un método ancestral que consiste en hacer un efecto vacío mediante el uso de una “copa” de cristal o plástico la cuál se pega al cuerpo y succiona piel, fascia y músculo, abriendo poros y estimulando de forma instantánea la circulación sanguínea y linfática.
Su origen es increíblemente antiguo llegando a tener constancia de su uso en sellos médicos mesopotámicos de 3.300 años a.C., papiros egipcios de 2.200 a.C., libros Ayurveda indios de 1.500 a.C., indicaciones de Hipócrates y Galeno en Grecia 400 a.C y tratados de Medicina Tradicional China de 280 d.C. (si bien se sabe que se practica en este país hace más de 3000 años.
La medicina árabe las utiliza desde hace miles de años con registros de innumerables enfermedades tratadas, las llamaban “Hijhama”.

Con este método esencialmente se consigue :

  • Aumento de irrigación sanguínea.
  • Alivio del dolor.
  • Aumenta circulación linfática (disminuir edemas).
  • Aumenta el metabolismo celular.
  • Aumento del oxígeno y nutrientes de los tejidos.
  • Hiperemia local.
  • Liberación miofascial.
  • Activa el sistema inmunitario.
  • Depurativo (Eliminación de toxinas).
  • Tratar contracturas y rigidez muscular (Efecto relajante)
  • Terapia antiinflamatoria y analgésica.
  • Reduce los síntomas de alergia, fatiga crónica y fibromialgia.







Y centrando la atención en el deporte :

·    Mueve la sangre y la hace circular: El efecto de vacío aunado al movimiento de la ventosa, moviliza la sangre y linfa lo que ayuda a mejorar la circulación, mejorando la nutrición del musculo del deportista.

·    Saca la sangre mala, muerta y que no circula, sangre estancada: La hiperemia producida por el efecto de succión y vacío de la ventosa genera una apertura del espacio entre el musculo la fascia y la piel permitiendo el intercambio de sangre contaminada, con sangre nueva rica en oxígeno, lo cual acelera el efecto de recuperación.

·    Aumenta las defensas: Eleva la cantidad de glóbulos rojos y blancos en sangre: El hecho de generar hiperemia y atraer sangre nutritiva al musculo, esta sangre limpia viene acompañada de linaje blanco con lo cual el recambio de células inmunes se activa más eficientemente con lo cual la recuperación del deportista se incrementa.

·    Desintoxicación: La movilización de la sangre, el intercambio de esta y del sistema inmune, así como de la linfa producen que el ácido láctico en el deportista de elimine con lo cual producimos un efecto de desintoxicación.


·    Ayuda a mejorar la flexibilidad al relajar los músculos “apretados” o “contracturados”, aumentando el rango de movimiento de un deportista de similar forma que podría lograrse con un masaje.